Chocolates Chapon trabaja con cuatro variedades de cacao venezolano

Chocolates Chapon

Esta chocolatería francesa elabora sus famosas tabletas bean to bar y mousses de chocolate con semillas de cacao producidas en Río Caribe, Chuao, Guasare y Porcelana.

La chocolatería francesa Chapon, dirigida por el chocolatero francés Patrice Chapu, y con más de seis tiendas ubicadas en París y otras ciudades de Francia, elabora sus famosas barras de chocolate bean to bar y mousses de chocolate (postre favorito de los franceses) con las mejores semillas de cacao venezolano producidas en varias zonas cacaoteras de nuestro país.

Chocolates Chapon tiene seis tiendas en Francia.

En su línea de tabletas de chocolate hechas con el método de la semilla a la barra, Chapon trabaja con una variedad de semillas de cacao obtenidas en distintas partes del mundo, pero las más demandadas por su clientela son las elaboradas con las venezolanas de Río Caribe, Chuao, Guasare y Porcelana.

El cacao de Río Caribe es uno de los utilizado en la Chocolatería Chapón para sus tabletas bean to bar
Chapon ha viajado muchas veces a Venezuela a adquirir sus propias semillas de cacao.

Las tabletas bean to bar Chapon hechas con cacao venezolano

La tableta Chapon de chocolate 100% cacao Rio Caribe Venezuela es producida con semillas de este fruto cultivadas en la zona de Río Caribe, en el estado Sucre, que destacan por sus notas equilibradas, clásicas y sorprendentes de vainilla, sin contener este ingrediente.

Con este cacao se logra una potencia aromática con baja acidez, amargor y con una astringencia media, revelando asimismo notas de frutos secos y madera. Esta tableta de 75 gramos tiene un valor en Francia de 9 euros.

Tableta Venezuela Río Caribe.

La tableta Chapon de chocolate negro puro Chuao es elaborada con semillas de este fruto cultivadas en la zona de Chuao, en el estado Aragua, que destacan por sus aromas a frutos rojos, vivo, ligeramente ácido.

Con este cacao se logra una perfección aromática con notas de avellanas, sutilmente picante y un amargor de frutos rojos. Es largo en boca, su fragancia mezcla notas de higos secos y cítricos.

Este grano de la rara y preservada variedad «Criollo» es un Grand Cru. La tableta de 75 gramos tiene un valor de 8.80 euros.

La tableta Venezuela Chuao de Chapon.
La primera zona cacaotera de Venezuela que visitó Chapon fue la de Chuao.

Mientras que el chocolate negro Chapon amargo 75% puro origen Venezuela Porcelana es elaborada con semillas de este fruto cultivadas en la zona del Sur del Lago, un territorio que incluye parte de los estados Zulia, Mérida, Táchira y Trujillo, y que destacan por sus notas frutales y florales.

El cacao Porcelana es uno de los más finos del mundo.

Los mousses de chocolate de Chapu

Esta chocolatería es famosa por su bar de mousses donde se puede escoger entre cinco orígenes de chocolate según las cosechas: Ecuador, Madagascar, Venezuela y Equagha (una mezcla del cacao de Perú y del de Venezuela).

El mousse es el postre favorito de los franceses.

El mousse de chocolate de Venezuela destaca por su color caoba muy bonito, olor a sotobosque, hojas muertas en otoño, textura fundente, sabor a frutos del bosque y frutos rojos.

Los tres mousses de cacao de Venezuela se preparan con un chocolate compuesto por un 75 a 77% de cacao.

También tienen el mousse de chocolate 100% venezolano, que revela un intenso aroma a chocolate con notas de frutos secos y madera.


La elección de esta procedencia le otorga una excelente potencia aromática con un amargor y una acidez medios.

Así es un bar de mousses de chocolate de Chapon.

Estos mousses se venden en el sitio o para llevar, en envases de 150 o 400 gramos y en conos de 100g para disfrutar al instante.

Uno de los 25 mejores chocolateros

Patrice Chapon fue certificado en 2019 como uno de los 25 mejores chocolateros del mundo por el Salón del Chocolate.

Este experimentado chocolatero, quien trabaja él mismo las semillas de cacao, desde la clasificación hasta el tostado, recorre el mundo en busca de las mejores semillas de cacao, secreto que tomó del único chocolatero que decidió compartir parte de su éxito con él, François Prallus.

Y es que durante su largo comienzo como chocolatero, en el que todo lo tuvo que aprender por su cuenta, Prallus fue el único que le abrió las puertas a Chapon.

Este chocolatero llevó a Chapon a la isla Nosy Be en Madagascar, un viaje marcó el inicio de su aventura cacaotera. También fueron juntos a Chuao, en Venezuela, donde descubrió un cacao extraordinario.

Desde entonces, Chapon ha comprado diversas variedades de cacao en Venezuela, el Guasare y el Porcelana del Sur del Lago, el de Chuao y Río Caribe, entre otros.

Artículos relacionados