El cacao criollo, el mejor del mundo, nació en Sur del Lago

Cacao criollo

Este fruto, que era sembrado por indígenas venezolanos en Ancón de Maruma, fue expandido a la costa venezolana por los españoles entre los siglos XVI y XVIII. El kilo de chocolate hecho con este cacao puede pasar los 100 euros.

El cacao criollo, considerado por los expertos como el mejor del mundo, y cuya cosecha mundial representa menos del 5%, era cultivado por indígenas venezolanos al sur del Lago de Maracaibo, mucho antes de la llegada de los españoles a suelo venezolano.

Las plantaciones de cacao se hallaban en las selvas que miran hacia el Lago de Maracaibo, en el “Ancón de Maruma”, punto limítrofe con las antiguas provincias de Mérida y Trujillo, y llegaron a contabilizarse unos 100.000 árboles a comienzos del siglo XVII.

Los cuicas de Trujillo, colindantes con los timotes de Mérida, preparaban y consumían una bebida denominada “chorote”, producida al tostar las semillas, molerlas entre dos piedras y prepararlas a modo de infusión en frío o en agua caliente, procedimiento que daba origen a una pasta.

Los aborígenes practicaban una agricultura basada en la recolección de frutos, sobre todo las poblaciones cercabas a los ríos y caños, las cuales, en el caso del cacao, lo trasladaban, en pequeñas embarcaciones, desde las riberas boscosas hasta los lugares donde procedían a extraer las semillas, para secarlas y venderlas así o como pasta de cacao.

Los árboles de este tipo de cacao producen semillas relativamente suaves, con algunos de los mejores y más delicados sabores, con tonos a flores y té.

En Sur del Lago se produce la variedad de cacao criollo Porcelana, considerada la mejor del mundo por sus características organolépticas. Expertos describen su sabor a la panela y a la malta. En cuanto a sus características físicas, posee una corteza muy delgada y suave, y sus semillas son grandes y de color blanco mate como la porcelana. De allí su nombre.

Lo españoles expanden el cacao criollo hacia las costas de Venezuela

Tras colonizar los territorios que hoy pertenecen a nuestro país, y sometidas las poblaciones indígenas, los españoles hicieron del cacao su primer producto agrícola a exportar y, para ello, debieron dar inicio a un proceso de expansión y explotación del cultivo de este fruto por toda la costa del país.

Los principales sitios de producción de cacao son aquellos que reproducen, en cierta escala, las condiciones climáticas de suelo, humedad e iluminación de la selva tropical.

Foto referencial de una plantación de cacao.

Desde mediados del siglo XVI empezaron a florecer en Venezuela plantaciones de cacao de occidente a oriente en las zonas costeras del país, extendiéndose desde Maracaibo hasta la península de Paria.

Probablemente de manos de los Frailes Capuchinos, a comienzos del siglo XVII, se da inicio al cultivo del cacao criollo en los valles del norte de Aragua, donde destaca Chuao, el único cacao con Denominación de Origen que existe en el país y, al igual que el Porcelana, uno de los mejores del mundo.

En los valles del litoral aragüeño el cacao está restringido a los bosques de galería, con altitud menos a los 200 msnm, con precipitaciones menores de 1.100 mm, por lo que se hace necesario el riego complementario, empleado desde la época de la colonia, durante varios meses al año. Los suelos son poco profundos y de texturas franco-arenosas.

Paralelamente, los españoles introducían el cacao criollo del Sur del Lago en Río Caribe, Carúpano (estado Sucre). Estas áreas de producción del cacao se ubican en el bosque húmedo tropical y el bosque seco tropical, con precipitaciones entre 1.000 y 1.800 mm, con un periodo seco que oscila entre los cuatro y los seis meses.

Los suelos son aluviales con un adecuado nivel de fertilidad y presentan problemas por inundaciones periódicas.

Mientras que en la región occidental, expandieron el cacao criollo de Maracaibo a los piedemontes de los estados Barinas, Portuguesa, Táchira, Mérida y Apure.

En el Sur del Lago el cultivo se desarrolla en las pareas de bosque húmedo tropical y bosque seco tropical, con suelos aluviales recientes, profundos y bien drenados. En la región de los piedemontes, las zonas de producción se localizan en los bosques de galerías y en el bosque húmedo tropical.

Más de 100 euros cuesta el kilo de chocolate hecho con este fruto

La variedad de cacao criollo Porcelana es considerado por su fino aroma y sabor junto al criollo de Chuao como los mejores del mundo.

Chocolateras europeas como Pralus de Francia y Amedei de Italia, que trabajan con cacao criollo venezolano, comercializan el kilo de tableta de chocolate por más de 100 euros.

La tableta de 50 gramos de chocolate Chuao, de la colección Origen de Pralus, tiene un valor de 6,30 euros.

Tableta de chocolate oscuro Chuao de Pralus.

Mientras que las tabletas de 50 gramos de chocolate oscuro Porcelana (cacao criollo de Sur del Lago) y Chuao de Amadei, que son utilizadas en el postre Golden Opulence, considerado por la organización Guinness en 2007 como el más caro del mundo, tienen un valor de 9,90 euros cada una.

Tableta de chocolate oscuro Porcelana de Amedei.
  • Texto realizado con información de los libros Comer en Venezuela, del cazavi a la espuma de yuca, de Miro Popic; Cacao, de editorial Saber; y de las publicaciones científicas El cacao en Venezuela, de Eduardo González Jiménez (1991); Los productores de cacao en Venezuela: de la esclavitud al cooperativismo, de Aura Adriana Delgado C. (2008); y El cultivo del cacao venezolano a partir de Maruma, de Luis Alberto Ramírez Méndez (2015).

Artículos relacionados