Fresas cubiertas con chocolate

Fresas cubiertas con chocolate

Esta dulce fruta con capas de chocolate blanco y oscuro es el detalle ideal para agasajar a un ser querido.

La fresa cubierta con chocolate es una de las combinaciones que más gusta no solo por su sabor, sino por los arreglos que se pueden hacer con ella para obsequiar en un día especial, como un aniversario de bodas, un cumpleaños o San Valentín.

Caja de fresas cubiertas con chocolate blanco y negro.

Su origen se remonta en una tienda gourmet de la ciudad de Chicago, Estados Unidos, en la década del sesenta.

Su propietaria, Lorena Lorusso, quien también expendía chocolate caliente, se le ocurrió un día introducir una fresa en una taza con chocolate, logrando esta famosa combinación.

Esta fruta se puede conseguir todo el año en casi cualquier país del mundo, y es una de las favoritas para la elaboración de postres con chocolate, por su resistencia y su dulce acidez.

Ramo comestible de fresas cubiertas con chocolate.

Asimismo, su estética y sabor permiten que sea el mejor acompañante para el decorado de deliciosos pasteles de chocolate o para crear un original y comestible ramo.

Y es por todas estas razones que en Puro Chocolate decidimos compartir la deliciosa receta de la chef pastelero venezolana Idilia Marcano Barreto, publicada por Savoy Nestlé en la revista El Chocolate, para que disfrutes de este postre en casa.

Receta de las fresas cubiertas con chocolate

Ingredientes

  • 25 fresas muy frescas y grandes
  • 120 gramos de chocolate blanco rallado para repostería
  • 120 ramos de chocolate semi-dulce rallado para repostería
  • 2 cucharadas de mantequilla

Procedimiento

Pon a lavar las fresas y quítale el cáliz. Luego las secas.

Preparas dos ollas a Baño de María y conjuntamente e individualmente derrites el chocolate blanco en una y el oscuro en otra.

Incorpora una cucharada de mantequilla en cada una, revolviendo a su vez.

Finalmente sumerge una de las fresas en el chocolate blanco, luego con una cucharada la salpicas con el chocolate oscuro.

Ponlas en una hoja de papel encerado para que endurezca.

Repite esta operación hasta bañar todas las fresas.

Deja un comentario

Artículos relacionados