¿Por qué regalamos huevos de chocolate el Domingo de Pascua?

Huevos de Chocolate

El huevo, considerado por siglos sinónimo de fertilidad, esperanza y renacimiento, para los primeros cristianos en el mundo se tomó como símbolo de resurrección de Jesús de Nazareth.

El intercambio de huevos de Pascua de chocolate es una costumbre muy extendida en países de Europa y América.

Su origen, por la Edad Media, está relacionado con la Cuaresma. Por mucho tiempo los huevos fueron considerados carne, y no podían comerse durante esos 46 días.

Las gallinas y patos seguían poniendo huevos, y para conservarlos, se cocían y se comían el Domingo de Pascua, día que terminaba la Cuaresma. También se decoraban y regalaban, en especial a los niños.

Pronto la Iglesia Católica comenzó a permitir que se comiera huevo durante estos días, pero esta decisión no afectó esta tradición; y surgieron muchas maneras de festejarla, entre ellas, con la creación de huevos dulces para regalar.

¿Cuándo se comienzan a regalar huevos de chocolate para Pascua?

Aunque existen referencias de que países como Francia y Alemania habían estado haciendo huevos de chocolate desde comienzos del siglo XIX, es en el Reino Unido que se elabora el primero con moldes para hacerlos huecos y poderlos rellenar.

Y es que después de que el chocolatero holandés Conrad van Houten descubre la forma de extraer casi toda la manteca de cacao de las semillas molidas del cacao, subproducto con el cual por fin se logra moldear el chocolate, la familia chocolatera británica Fry, creadora de la primera barra de chocolate, elabora su primer huevo de chocolate para Pascua como lo conocemos en la actualidad, en 1873.

Dos años después, su primer competidor, la también chocolatera británica Cadbury, hace su primer huevo de chocolate para Pascua. Estos, que tenían una superficie lisa, estaban hechos con chocolate amargo y rellenos con grageas.

Desde ese entonces, por estas fechas, pastelerías comienzan a decorar sus escaparates con coloridos huevos de chocolate.

Artículos relacionados